Confesiones al paso del tiempo…


¿Qué hay detrás de una mirada? ¿Cuánto amor puede haber? ¿Cuántos sueños fracturados o incluso sin la oportunidad de haber nacido?
¿Qué buscas en los demás, en los ojos que se cruzan una noche por la calle de tu vida a menos de una cuadra de tus sueños, en esos que incluso te da miedo reflejarte porque aunque quisieras darlo todo, no sabes si será suficiente y te duele verte al descubierto?

¿Qué es el amor? ¿Será la capacidad de  comprender la historia del otro, la sensibilidad para entender la lucha constante por mantenerse a flote pero sin juzgar, sin condenar y visto bajo un cristal de ternura, cariño, complicidad, fuerza, fe y cierta dosis de dolor compartido? Entonces lo mismo aplicaría al amor que deberíamos tenernos a nosotros mismos… ¿Y el sexo…?  Ja, ja, ja ¡Suelto una carcajada riéndome de mi mismo! ¿Qué es el sexo? Toda una vida jugando a seguir el instinto. Bueno, en realidad el instinto se apoderaba de mi, siempre fue un conflicto, una debilidad que me ha llevado a una fortaleza, pero este nuevo lugar también duele. ¿Será que el dolor es inevitable pero el sufrimiento si es voluntario?
Con los años quizás se pierde lo práctico, lo fácil que resulta acostarse con cualquier destello de ilusión, de morbo, de peligro. Pero ¿Por qué? No se, tal vez se llega a esto cuando ha sido difícil encontrar la felicidad afuera y guardas como un tesoro, como lo más grande en ti la posibilidad de compartir una felicidad de adentro.
Hacer el amor, coger… Me sonaba cursi lo primero y me sonaba un hábito lo segundo. A mis 36, lo primero me sigue sonando cursi, sin embargo, lo deseo como nunca o quizás como siempre, porque aunque se puede hacer el amor con una mirada, hoy quisiera hacerlo con todo lo que soy y todo lo que tengo, con el corazón, con el alma, con la piel, con el sudor, con toda perversidad y ternura a la vez, uniendo el cielo y el infierno en un gemido, en una misma respiración temblorosa, en un intenso apretón de manos. Y después de haber alcanzado ese instante, tan sólo sentir el viento, el aire fresco que entra por la ventana de sus ojos…


Supongo que de esta forma lo hice alguna vez en mi vida pero sin darme cuenta, ¿o será que el tiempo y la transformación interna han empañado el recuerdo? Sin embargo, si me queda una vaga sensación de haberlo hecho. Lo segundo: “coger”, creo que ya no me sale bien. Ja, ja, ja (risa nerviosa) ¡Oh!, y ahora ¿Quién podrá defenderme? ¡Lo peor del caso es que el “Chapulín Colorado” no existe y además, tampoco solucionó nunca nada! Ja, ja (risa molesta). Ya ven, esta maravillosa capacidad que tengo para usar el humor a veces hasta negro con tal de salirme del dolor, de la angustia, de la duda y la inseguridad que incomoda demasiado…  Quizás esto es lo que más me gusta de mi.
Y bueno, afortunadamente las emociones son como las olas del mar… van y vienen para dejarnos descansar. Aunque la verdad es que últimamente traigo un “tsunami interno” que no se cuánto durará y qué saldo arrojará en sentimientos vivos y muertos.

Muchas veces es imposible jugar con la edad, muchas veces si se logra. Siempre será un misterio la percepción que los demás tengan de nosotros. Si yo leyera tan sólo este blog, me haría quizás una imagen completamente distinta de quien soy, porque aunque suelo tener este tipo de momentos, si algo me gusta de mi, es mi alegría, mi locura, mi rebeldía ante muchas cosas y mis ganas por descubrirlo y descuadrarlo todo, por atreverme a soltar cada día más para liberarme de la prisión de mi propia mente.

Cada quien encuentra sus propias maneras de sentirse mejor. Yo después de escribir me sano, me desahogo, respiro más profundo y puedo montarme unos jeans para largarme a la calle esperando vivir mi encuentro. Porque muchos mentimos diciendo que no lo buscamos…, pero simplemente lo callamos.
Eso si, voy feliz con la sonrisota en la cara, porque como un día me dijeron: “no puedes mantener la cara de “malo” por mucho tiempo”. Ja, ja, ja.
A la vida…  un beso.

P.D.
Y después de todo, sigo pensando:
Todo tiene siempre una razón de ser, nada esalazar.

*Ah, por ahí alguien me escribió que a veces publicando algunas cosas rallo en lo banal…
Mi respuesta es esta:
Quizás tenga razón,  pero yo soy todo, “la vida es todo”, y con todo eso estoy aprendiendo a ser feliz. “TODO DEPENDE DEL CRISTAL CON QUE SE MIRA”. Pero gracias por el comentario, se que fue en buena onda.

10 comentarios sobre “Confesiones al paso del tiempo…

  1. Wow, cuantas veces he sentido esa sensacion, el querer dejarse llevar unicamente, de vivir al maximo todo, hay dias que me invade una fuerte melancolia, he sufrido perdidas importantes en mi vida, y lamentablemente, en los momentos dificiles generalmente estas solo no se quizas hoy sea unos de esos dias en que me llegan los recuerdos hermosos y la añoranza de esas personas que partieron, quizas no tenga mucho que ver con lo que escribiste, pero uno trata de llenar esos espacios, esos afectos que ya no recibes, con un encuentro casual, pero solo es el momento, en estos momentos me gustaria estar con alguien que me quiera me de un fuerte abrazo y que me diga que todo estara bien…

  2. yo siempre he soñado en encontrar a mi principe azul, jejeje, y de ahora en adelante saldre con una sonrisa… espero no se tarde mucho

  3. Los amores que he tenido
    pasa el tiempo y yo los vuelvo a recordar,
    son momentos que he vivido
    situaciones imposibles de olvidar…

  4. Y quién sabe…tal vez un día, solo tal vez, ese encuentro casual deje de serlo y se convierta en un encuentro causal…
    “Soy vecino de este mundo por un rato
    Y hoy coincide que también tú estas aquí
    Coincidencias tan extrañas de la vida
    Tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio
    Y coincidir….”
    Besos desde Argentina.

    1. ¡Auuuuu! ¡Qué momento para el comentario! Sólo lo leí y se me salieron las de San Pedro y un misterio inexplicable me envolvió. Si, que intenso, pero ¡juro que fue real! jajaja. Esa canción….
      No creo que me quede en este momento, pero sin duda ha sido el soundtrack de mi vida por 7 años.

  5. Qué bueno Chavo!! A ver si esta te gusta?
    ” Cada persona que pasa por nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrá de los que no nos dejarán nada. Esta es la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad” Jorge Luís Borges.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s