Derr-amando leche fría…


¿Hacía cuánto que no me tiraba en la cama a escuchar música, a analizar palabra tras palabra de la letra de una canción? Ni siquiera me acuerdo. Pero hoy se me fue la tarde en eso, no cabe duda que nos conocemos a través de los demás… Cuando alguien llega a tu vida y te roba el aliento, empieza el momento de descubrir lo que llevamos dentro. Y nos enfrentamos a nuestros miedos, nuestras ilusiones, nuestras fortalezas y debilidades haciendo un recuento de emociones y sensaciones acumuladas a lo largo del tiempo. Esta es la magia del amor, el empezar a flotar más allá de las manecillas del reloj. Comienza a despejarse el espejo y se vuelve inevitable reflejarnos claramente en él, nos reconocemos tal cual somos enfrentándonos a nuestra propia realidad presente. Brincan sombras que tememos vea el otro, brincan luces que en el momento resultan difíciles de reconocer por nosotros. Paradójicamente se vuelve todo tan claro que creemos no estar viendo nada y nos confundimos. Perdón, no puedo generalizar, estoy hablando tan sólo por mi. Y no es que oculte cosas, nunca he sabido hacerlo, siempre he sido transparente. Pero en ocasiones si hay que guardarse un poco, si hay que ir graduando la dosis para no intoxicar la magia del otro. Creo que el verdadero amor surge cuando la otra persona, sin darse cuenta, comienza a necesitar más y más de aquello que al principio lo intoxicaba y después comienza a sanarlo. Así como lo hace el pavo real, se sana con su propio veneno. Los miedos son naturales, las risas son consecuencia, los sueños son voluntades.
¿Qué tanto proyectamos en los demás nuestros anhelos, nuestras necesidades? ¿Qué tanto llegamos a cegarnos por la ilusión del deseo, por la inconsciente resistencia a estar solos? Y esto no tiene nada de malo. Al final, somos animales reconociendo a nuestra manada, somos animales emitiendo sonidos buscando instintivamente ser descubiertos por nuestra misma especie. Por esa especie de corazón palpitante siguiendo los pasos de la música de la vida a un mismo ritmo para disfrutar del baile sin pisarnos los pies.
Pero si, somos animales. Somos animales amorosos.
¿Cuánto ha descubierto hasta ahora la humanidad de si misma? ¿Cuánto ha aceptado y cuánto ha rechazado de su propia naturaleza aparentemente cambiable? Hoy creo que lo único que cambia es el lugar desde el cuál nos observamos, es el ángulo desde el cuál nos sentimos, es la distancia desde la cuál nos enfrentamos a lo que somos? Cuando se mira todo de lejos, no se puede ver con claridad y esa duda es la que genera el desconocimiento y por lo mismo, el miedo. Cuando se mira de cerca, ese coraje, esa crudeza es la que comienza a tranquilizarnos, a sanarnos y eso nos va volviendo sabios. Pero no sabios por saber más sino por ignorar menos. Eso es lo que nos libera; la capacidad de ver reflejado en los demás lo que somos y lo que llevamos dentro, el amor para sentir la furia y el mido del otro al estarse acercando a si mismo. La vida puede ser el juego de reconocer el espacio, de descubrir lo que somos dentro de él. Somos energía, fuerza en constante movimiento. A veces somos empujados, a veces somos jalados, aveces empujamos y a veces jalamos y arrastramos, pero no hay otra cosa que podamos hacer dentro de los límites de esta dimensión de cuerpos, de paredes, de puertas y ventanas… Podemos entrar y salir, o en su defecto, quedarnos quietos. Pero eso es todo lo que podemos. Podemos amar y dejarnos amar o podemos cerrarnos de adentro. Y eso, eso es todo lo que sabemos. El amor es libre, vuela , es salvaje y no se cuestiona, pero si se debe sentir con toda la vida y la vida si no se conoce, comienza a saber a muerte. Morir no tiene nada de malo pero si es una pérdida de deseo…
Es inevitable llegar a este tipo de conclusiones, a escupir tantas palabras y pensamientos, porque comencé diciendo que nos conocemos a través de los demás. Pero sólo de aquellos que llegan a nuestra vida y nos roban el aliento…

Quizás pueda parecer que todo esto le roba la magia al momento, pero quizás también pueda ser la base que sustente un amor, un sueño, una ilusión y un beso eterno.

*Gracias a quien me provoca escribir esta leche fría… ¡Que inundación más blanca! ja, ja, ja.

2 comentarios sobre “Derr-amando leche fría…

  1. A ver Pelón !! :D….. empezaste a escribir sobre un tema y después te embarruscaste en Otros pero da igual, eso quiere decir que ya estas formulando y analizando otras cosas y las empiezas a mesclar…. pero a ver no es que sea chismoso ni mucho menos pero si entendí bien al inicio hay una persona en tu vida que te esta moviendo el Tapete ? o solo es mi Imaginación, Si es Cierta la respuesta pues mucho Gusto…. me Alegro por ti…. Ahora a disfrutar el “Momento” y aprender de este.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s