Se Puede Traicionar A La Leche Fría Incluso Cuando La Llevas Por Dentro

Esta relación que empiezo a tener con las letras empieza a volverse codependencia. ¿Será porque saben reflejarme y en ellas me calmo? No se. Quizás sea una cita con el destino que se ha postergado  por alguna razón…

Cada día creo entrar más en el sentimiento melancólico y el tinte bohemio de quienes escriben, de quienes cuestionan y alegan, de quienes viven en esas letras con las que el aire hace eco, un eco que resuena en los sentimientos y las emociones de todos aquellos que necesitan escucharlo, de quienes explotan en su sentir por no tener la capacidad de expresarlo, de echarlo ´pa afuera.

La música, la lectura, la fotografía, todas las formas de arte se vuelven una ventana para los que nos descubrimos atrapados en un cuerpo y a veces asfixiados en nuestra propia piel; una piel que nos pide tanto y que en ocasiones se queda con muy poco por vivir contradiciendo a la cabeza.

Sin duda, esta sensación de frustración en la piel y a la vez de “placer masoquista” es la que nos envuelve en una burbuja que termina siendo la bocina de nuestros adentros. Porque no cualquiera se atreve a desnudarse por dentro y por fuera a la vez y mostrarse a los demás. Personalmente me parece curioso, para mi es algo tan natural e inevitable y por eso me cuesta trabajo comprenderlo.

Todos tenemos nuestro lado de sombra y nuestro lado de luz, gracias a eso estamos completos. Pocos logramos reflejar ambos lados de nuestra personalidad, ambas necesidades del alma y ambos caprichos del corazón, pocos nos lo permitimos sin juzgarlo como bueno ni malo. ¿A qué se deberá? A que no nos identificamos, afortunadamente, del todo con la razón, con ese reflejo de nuestros límites, nuestras ideas, nuestros prejuicios, nuestros miedos y la colección de culpas que llevamos coleccionando absurdamente desde niños, con ese reflejo que nos hicieron creer que se llamaba “decencia”.

Créanme que no resulta ser cosa fácil esto de lograr desnudarse por dentro y por fuera, y en ese acto de honestidad, retar las miradas y las ideas de quienes nos rodean.

No se si dentro de mi se haya suscitado un reto, un descarado debate entre la razón y la emoción, entre lo “correcto” y lo “incorrecto”, lo ilusorio y lo real, entre lo humano y lo animal. El caso es que las letras son la llave que abre todo lo que hay en mi: pasión, ilusión, frustración, deseo, morbo, sexo y una orgía de pensamientos y sentimientos desesperados por encontrar salida y más que eso, consuelo y saciedad.

Porque no hemos de negarlo; necesitamos también cubrir nuestra cuota de “supuesta maldad”. ¡Qué divertido es jugar a lo “bueno” y “malo”, a lo “correcto” y lo “incorrecto”. De no ser así, la vida sería tediosa, no tendría sentido, sería monótona y aburrida…

Así que juguemos con nuestros prejuicios, nuestros límites, nuestros retos, como de niños jugábamos con nuestros muñecos. Hagamos que en ocasiones unos ganen y en ocasiones, los mismos pierdan. Pongamos sobre la mesa o sobre la cama, toda creación de nuestra mente, de nuestros deseos contenidos o insatisfechos, y con ellos hagamos una fiesta de esas que nadie olvida pero todos callamos. ¡Wow! ¡Hace poco tuve una de esas! ¿Y tú? Porque aquí no sólo se habla de lo que yo siento, sino de lo que tu piensas cuando me lees, de lo que tu callas mientras yo cuento, de lo que todos buscamos pero pocos encuentran.

La gente se emociona el día de la independencia de su país, pero no se en realidad qué celebran si mantienen una profunda codependencia hacia sus costumbres y tradiciones. Al menos yo estoy convencido de que la libertad se lleva por dentro.

Sentado en esta silla de madera, giro la mirada y veo dos cosas: la marca de mis dedos y mis labios en mi copa y el fondo de la botella ya muy clarito, casi vacío.

dsc00811.jpg

¿Por qué bebemos? Porque es más fácil quitar el cochambre de nuestra personalidad con este bendito veneno. Y no estoy diciendo que sea lo “correcto”,  pero afirmo que en ocasiones es lo “necesario” y creo que no hay nada más perfecto en esta vida que lo inevitable.

No quiero dejar de escribir, pero los silencios nutren más que las palabras… De anemia no pienso morir, pero si de una sobredosis de ” mi mismo”, de placer y de maña.
¡Qué risa! Hace poco me bautizaron en “Twitter” como “el hedonista” y cada día me siento más identificado con el término. Sin embargo, ese es un “paquete grande” (de esos que nos encantan), porque para muchos el pecado es buscar la belleza en todo, pero para mi es no encontrarla.

Hoy no hablé de “Leche Fría”, pero a veces es necesaria la traición para mantener la emoción latente. Insisto, no me refiero a lo correcto o a lo incorrecto, sino a lo inevitable.

¡Salud!

P.D
Si existieras, si te tuviera aquí, en este instante correría a tus brazos y te deleitaría con todo lo que somos capaces de sentir y callar.
Y yo me conozco, todas estas letras tomarían forma de canción, porque no hay música sin sonidos y sin silencios. Te sigo esperando…

tumblr_ocvuznPlSj1vywbxpo1_540

 

 

Salvador Núñez.
@lechefria1

17 comentarios sobre “Se Puede Traicionar A La Leche Fría Incluso Cuando La Llevas Por Dentro

  1. Me encanta tu forma de escribir… Esa forma tan elocuente, sincera y atrevida que tienes… Aunado a esas letras; tu con tu porte y esencia en esas fotografías que inducen a lo sensual… Espero con gran euforia tu siguientes escritos…

  2. AMIGO ES QUE CAPTO MUCHO DE LO QUE HAS PUESTO EN PALABRAS, NO SE SI ES HEDONISMO PERO SI UN CIERTO PLACER POR VIVIR LIBRE INCLUSO DE ATADURAS REGIMENES SER COMO SEA QUE SOY GRACIAS GRACIAS GRACIAS

  3. Hola Salvador, me complace mucho saber que en este blog te muestres más íntimamente, es intenso y a la vez libre expresarte sin inhibiciones, felicidades, me daré a la tarea de desmenuzarlo a detalle.

  4. Salvador, soy tu fan, también en este blog, admiro la,belleza de tus letras y como,trámites quizá lo que muchos aún estamos en proceso de publicar, no sé si te lo había dicho antes, pero en lo personal colaborar para ti ha sido un despertar nuevo en mi carrera, y en lo personal, me has ayudado a tener una visión distinta de mi realidad, como siempre mi admiración y respeto para ti, te leo después.

  5. Y qué es lo correcto, lo apropiado, lo noble, lo justo? No existen a caso por su contrario que le da fuerza, sentido y pasión? El bueno que se sonroja cuando un pensamiento de color rojo carmesí pasa por su mente no es acaso el contrario que se expresa. Los dos existen en una sana codependencia… Recuerdo tiempo atrás aquella frase en mi muro una noche de desvelo ocasional… A veces soy bueno y vaya que lo creo, otras veces soy malo, tanto que hasta disfruto serlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s